martes, 10 de diciembre de 2013

1993-2013: 20 AÑOS DE CANICA

EXPOSICIÓN: PROYECTO PISAPAPELES


Existen muchos medios de expresión y de comunicación utilizados por el ser humano. Al expresar nuestros pensamientos, deseos, etc., empleamos el  lenguaje oral o escrito como vehículo de comunicación. Pero existen otras maneras de comunicarse mucho más universales que no conocen las barreras del idioma. Entre ellas, tenemos el dibujo. En este caso partimos de logotipos.
El logotipo (coloquialmente conocido como logo) es un elemento gráfico que identifica a una entidad ya sea pública o privada y lo que distingue a una marca.
Históricamente, los artesanos del barro, del cristal, de la piedra, los fabricantes de espadas y artilugios de hierro fino, así como los impresores utilizaban marcas para señalar su autoría.
Para que un logotipo resulte congruente y exitoso, una manera de conforme al principio fundamental del diseño donde «menos es más», la simplicidad permite que sea: legible, escalable, reproducible, distinguible, memorable.
Las marcas construidas exclusivamente con letras llegan a tener tanta fuerza o más que aquellas que, si bien cuentan con un ícono gráfico, requieren de la asociación del texto para posicionarse de inicio.
Por otra parte, nuestro entorno es básicamente tridimensional. En él nos hallamos rodeados por un espacio continuo sobre el que se ordenan los seres vivos y los objetos.

Mantenemos una relación espacial concreta con respecto al resto de los elementos y somos capaces de percibir que existe un espacio entre ellos y, por tanto, profundidad. Cada uno de los objetos que percibimos son asimismo cuerpos volumétricos, estructurados en torno a tres dimensiones: la altura, la anchura y la profundidad.

Cuando nos encontramos ante una obra pictórica mantenemos una actitud contemplativa esencialmente inmóvil. Basta con situarse ante el cuadro, observar y disfrutar.

Al enfrentarnos a una obra tridimensional nuestra actitud debe variar si pretendemos percibir la complejidad de su volumen. Será necesario moverse alrededor de todo su conjunto, ver y analizar con detalle todas sus caras.


Y al proponer este trabajo, pretendíamos entre otras cosas, ver la evolución y el cambio de actitud ante la obra realizada. Y  además, sabiendo que son muchos los procedimientos y materiales que se pueden utilizar para obtener un resultado plástico volumétrico a partir de una superficie plana. La actividad es transformar el logotipo de nuestra revista en un pisapapeles que formará parte de una actividad propuesta para el próximo 16 de diciembre, Día de la Lectura en Andalucía y que llamamos CANICAcrossing.

1 comentario:

  1. Sois únicos.
    Felicidades por vuestro trabajo.

    Saludos

    Juan

    ResponderEliminar